Weather Alert

La Reflexión de Hoy: “El recogedor de basura y sus hijas”

EL RECOLECTOR DE BASURA Y SUS HIJAS

Antes de ir a su casa, siempre pasaba a darse una ducha en un baño público para que sus hijas no supieran cuál era su trabajo.

Nunca le contó a sus hijas de su empleo. No quería que ellas sintieran verguenza. Cuando su hija menor le preguntaba que es lo que hacía, generalmente le respondía que era un trabajador.

El quería enviar a su hija a la escuela para que fuese educada. No quería que alguien viera a su hija como lo veían a él.

Entonces invirtió cada céntimo en ahorrarlo en la educación de su hija. Nunca se compró una camisa nueva para él y en lugar de ello compraba los libros que necesitaba su hija.

Trabajaba en un basurero.

Un día antes de entrar su hija a la Universidad, no tenía dinero suficiente para la matrícula. No conseguía trabajar ese día. Se sentó en la basura y trató de esconder sus lágrimas.

Sus compañeros le observaban, pero nadie se acercó. El sentía que había fallado y su corazón estaba hecho pedazos. No sabía que le diría a su hija cuando llegara a casa y le preguntara por el dinero de la matrícula.

El pensaba que había nacido pobre y creía que nada bueno podría pasarle a un pobre. Después del trabajo sus compañeros se acercaron, se sentaron a su lado y le preguntaron si él los veía como hermanos. Antes de que les pudiese contestar, ellos le dieron todas las ganancias del día. El las rechazó, pero sus compañeros insistieron: “Nosotros pasaremos hambre hoy, si es necesario, pero nuestra hija necesita ir a la Universidad”. El se quedó sin palabras.

Ese día no pasó a darse un baño y fue a casa como reciclador de basura.

Pronto su hija se graduaría en la Universidad. Tres de sus hijas no quieren que trabaje más. Una de ellas tiene un trabajo de medio tiempo y dos dan clases particulares y le llevan frecuentemente al trabajo comida para él y sus compañeros.

Ellos se ponen alegres y preguntan porqué ellas hacen eso tan seguido y la hija les responde: “Un día todos Ustedes pasaron hambre para que yo pudiera ser aquello que soy ahora. Recen por mí para poder traerles comida a todos Ustedes, todos los días”.

Ahora ya no se siente más como un pobre. No es posible ser pobre con hijas así.

Esa es la historia que un hombre pobre le contó al foto reportero GMB Akash, quien compartió la historia en su página de Facebook.

Que maravilloso padre y que increíbles compañeros!.

Muchos de nosotros crecimos en condiciones pobres, sin lujos, pero fuimos afortunados porque el humilde trabajo de nuestros padres nos sacó adelante y quizá en nuestra memoria hay recuerdos de solidaridad y compasión en los momentos más desesperantes.

Valora esos momentos y a las personas que algún día te tendieron la mano y sobre todo valora a los padres que con un humilde trabajo lograron hacer de ti un adulto y padre responsable.

Connect With Us Listen To Us On